Puma: Propuesta de soluciones a los problemas de depredación sobre ganadería

Introducción: El conflicto entre carnívoros y seres humanos ha sido una problemática desde el principio de la ganadería, ya que el constante avance del hombre hacia áreas silvestres ha provocado que el ganado (principalmente ovino y caprino) sea objeto de constantes ataques por parte de pumas Puma concolor. Aun siendo pocos los casos confirmados (10 ataques por año, la mayoría en la parte austral del país) se debe actuar para proteger a este felino, ya que sus constantes ataques a lo largo de los años a afectado a los pequeños agricultores lo que ha llevado a la contratación de cazadores de
pumas en regiones más australes sin estar seguros de que atacó a su ganado.
Los ataques más comunes ocurridos a los rebaños son por jaurías de perros Canis familiaris. Por medio del estudio de la dieta, y comportamiento de este felino se ha diseñado una estrategia para disminuir la depredación que este ejerce sobre comunidades ganaderas.

Causas de ataques al ganado
El puma es un animal tímido, el que evita el contacto con el hombre pero en ocasiones se ve obligado a atacar rebaños a causa de desequilibrios en su entorno ecológico local. Si el ambiente en que viven les ofrece áreas suficientemente grandes para sobrevivir, con suficientes recursos alimenticios y poca o ninguna influencia humana, ellos tienden a evitar al hombre y a sus animales domésticos. Por ello, la ausencia o disminución de las presas naturales (por cacería furtiva o por la transmisión de enfermedades de animales domésticos), puede resultar en el inicio de los ataques de los grandes felinos a los estos animales en áreas limítrofes entre unidades de conservación y propiedades rurales.
La deforestación provoca una pérdida directa al carnívoro en cuestión, en cuanto a su hábitat y a sus presas directas, las cuales son empujados o huyen hacia otras áreas boscosas, frecuentemente marginales. Debido a que encuentran un número menor de presas naturales, por el efecto directo de la deforestación y la cacería humana, y el consecuente movimiento de dichas presas hacia áreas marginales, el felino entra más en contacto con potreros y
rebaños de ganado, con lo que comienza a considerarlos a estos como
posibles presas. Una vez que el felino se da cuenta de lo fácil que es cazar becerros o bovinos jóvenes, comienza a dedicar sus esfuerzos a esta actividad. Otra de las causas que impulsan al felino a atacar al ganado es su falta de experiencia, ya que al estar comenzando su vida independiente suele cazar de manera apresurada o en forma torpe ahuyentando a sus presas naturales, obligándolo a atacar rebaños más fáciles de capturar como es el caso del ganado ovino, animales recién paridos o bien a los que estén dando a luz en
lugares abiertos como la zona austral.
La crianza es otro problema que lleva a la depredación de animales de granja, debido a que estos son más fáciles de cazar que otras especies silvestres
acostumbradas a evadir sus ataques, de este modo los cachorros aprenden a acechar y cazar sus propias presas para poder subsistir.
Además éste y todos los grandes felinos y/o depredadores cuando están siendo afectados por algún tipo de enfermedad tienden a atacar a animales más débiles, inexpertos o fáciles de cazar, para así gastar la menor cantidad de energía posible y así poder recuperarse más rápidamente.
Propuestas para solucionar el problema de depredación
De acuerdo a lo estudiado del comportamiento de este felino, según sus hábitos de caza y comportamiento, las posibles estrategias para solucionar estos ataques serian:
· Construir o excavar reservorios de agua (lagos) específicamente para la fauna, ello eleva el número de presas naturales, focalizando su
distribución espacial y ayudando a dirigir el uso de las diferentes áreas por parte de los felinos.
· No mantener rebaños de vacas preñadas a término o pariendo en
potreros cercanos a áreas boscosas. Estos deben estar ubicados en
áreas abiertas sin bosques cercanos y preferentemente ubicados cerca de viviendas humanas.
· Mantener en vez de vender a algunos animales experimentados de la manada (bueyes madrineros o vacas viejas con cuernos), que enseñen un comportamiento adecuado de agrupación a los animales más jóvenes del rebaño para disminuir la depredación. Además en estos animales se pueden utilizar campanas o cencerros en algunos ejemplares de los rebaños, lo cual también constituye una medida útil para desconcertar o ahuyentar al puma.
· En áreas de bosques extensos, con alta incidencia de depredación,
encerrar de noche a los animales en corrales adecuados y/o cerca de
habitaciones humanas, o en áreas cercadas con cercas eléctricas. A
pesar de un pequeño aumento en los costos de operación, esta sencilla
medida es muy eficiente para reducir los impactos negativos de la depredación y se logra además que los animales se habitúen fácilmente a ella.
· La instalación de luces con sensores de movimiento en los corrales
podría ahuyentar a los distintos depredadores que puedan atacar a los animales.
· Disponer convenientemente de los cadáveres de animales domésticos muertos por otras causas (muerte natural, muerte por problemas de parto, etc.), para impedir que sean devorados por felinos y éstos adquieran inclinación por su consumo.

· Utilización de animales pastores, los cuales son muy efectivos para evitar los problemas de depredación especialmente con especies menores tales como ovinos y caprinos.

· Una innovadora forma de ahuyentar al puma sería realizar un estudio de las vocalizaciones de estos para reproducir por la noche los sonidos territoriales. La reproducción debe ser en forma estratégica, a la hora de dormir (hombre), o a la hora de cazar (puma).
· Reintroducción de especies nativas, que puedan ser cazadas por el
puma.

 
Conclusión
Es importante mencionar que los felinos depredadores poseen una gran capacidad de adaptación a nuevas situaciones y se pueden habituar a alguna de las medidas aquí expuestas, pero debe destacarse que no existe una técnica que sea totalmente efectiva, siendo siempre la mejor opción aquella que utilice una combinación de métodos de manera aditiva o substitutiva.

También debemos mencionar que gran parte de los ataques a ganado atribuidos al puma son sin justificación, ya que al aparecer cualquier animal muerto tiende a culparse de inmediato al ataque de estos felinos, pudiendo ser una causa distinta de muerte, como por ejemplo el ataque de cualquier otro depredador (Lycalopex culpaeus, Lycalopex griseus, Canis familiaris, entre otros), o incluso la muerte puede haber ocurrido por alguna enfermedad no diagnosticada.

Escrito por:

Esteban Bustamante,Christian Salgado &  Carlos Augusto Castro Pastene.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s